7 sept. 2015

Los bienes de consumo y la deforestación

Los bienes de consumo y la deforestación es un estudio publicado por Forest Trends con el apoyo de UK Aid realiza un análisis sobre la extensión y naturaleza de la ilegalidad en la conversión de los bosques para la agricultura y las plantaciones madereras.

Al menos la mitad de la deforestación mundial en la última década ha sido para que la agricultura comercial satisfaga la rápida y creciente demanda mundial de alimentos, combustibles y fibras.
En él se alerta sobre el hecho de que a pesar del creciente reconocimiento internacional de la determinante función de los bosques tropicales en la mitigación del cambio climático, «continúan desapareciendo a una tasa alarmante». Uno de los principales desencadenantes de esta pérdida es la deforestación ilegal.

Según subraya la introducción del documento, la pérdida de bosque provoca casi el 50 % más de gases de efecto invernadero que el sector de transporte mundial (IPCC 2014); sin embargo, la tasa de pérdida de bosque se está acelerando. ¿Qué está impulsando esta pérdida? Esta es la pregunta a la que trata de dar respuesta Sam Lawson, autor principal del estudio, quien ha contado con la contribución de Art Blundell, Bruce Cabarle, Naomi Basik, Michael Jenkins y Kerstin Canby.

Estudios recientes sugieren que «al menos la mitad de la deforestación mundial en la última década ha sucedido para que la agricultura comercial satisfaga la rápida y creciente demanda mundial de alimentos, combustibles y fibras. La cifra probablemente esté subestimada, dada la creciente área de bosque que está dedicándose a cultivar materias primas agrícolas, principalmente carne, soya y palma aceitera, así como maderas tropicales, pulpa y papel, y plantaciones madereras», reseña el texto.

El crecimiento de la agricultura comercial es citado como un impulsor importante de deforestación por casi todos los países tropicales en sus estrategias nacionales oficiales para reducir las emisiones de la deforestación y la degradación forestal (REDD+).

«Mucha de esta conversión está ocurriendo en el contexto de normativas forestales complejas, contradictorias y mal implementadas. Este marco normativo confuso ocasiona que la “deforestación legal” sea difícil de lograr para las empresas grandes y pequeñas, mientras que las empresas que descaradamente rompen la ley a menudo lo hacen con impunidad, e incluso pueden ser recompensadas después del hecho con actos de amnistía o cambios retroactivos de la ley», advierten los expertos responsables del análisis recogido en el documento.

Los bienes de consumo y la deforestación presenta la primera evaluación del alcance de la deforestación ilegal y la conversión de los bosques para la producción de agricultura comercial, impulsada por la exportación.

Sus páginas recogen datos actualizados del debate mundial sobre la deforestación tropical y el comercio de materias primas, prácticas que ponen en riesgo los bosques. Entre las conclusiones principales, cabe mencionar que el informe:
  • introduce el concepto de “conversión ilegal del bosque” y la consiguiente ilegalidad de las materias primas asociadas producidas en dicha tierra convertida;
  • utiliza la mejor información disponible para cuantificar las materias primas de origen ilegal en el comercio mundial, y concluye que una parte importante del comercio mundial de materias primas pertinentes proviene de la conversión ilegal del bosque;
  • describe lo que es ilegal e introduce preocupaciones no reflejadas en las iniciativas internacionales actuales diseñadas para reducir la deforestación o hacer sostenibles las cadenas de suministro de materias primas;
  • sostiene que, si no se establece una gobernanza forestal eficaz que incluya la legalidad como un indicador clave de gobernanza, los esfuerzos más amplios de los gobiernos, empresas y donantes para hacer frente a la deforestación tropical y el comercio asociado seguirán enfrentando enormes desafíos.
Según los autores, «las iniciativas actuales necesitan entender mejor y capturar los requisitos legales vinculados a la conversión del bosque y las materias primas resultantes si se desea que reduzcan eficazmente la deforestación tropical».

En la siguiente infografía, verás los principales datos sobre las causas de la deforestación en los países en los que mayor extensión ha sufrido esta actividad entre 2000 y 2012 (Brasil –con 30,6 millones de ha-, Indonesia -15,5 Mha-, Malasia -4,7 Mha-, Bolivia -2,8 Mha-, Paraguay -2,4 Mha- y Papúa Guinéa -0,6 Mha-).

Entre ellas, destacan que casi tres cuartas partes (71 %) de toda la deforestación en los trópicos entre 2000 y 2012 fue causada por la agricultura comercial. Además, casi la mitad (49 %) de esta deforestación entre 2000 y 2012 fue debida a la conversión ilegal para la agricultura comercial. Casi una cuarta parte (24 %) fue resultado directo de la agroconversión ilegal para los mercados de exportación.

A pesar del creciente reconocimiento internacional de la determinante función de los bosques tropicales en la mitigación del cambio climático, continúan desapareciendo a una tasa alarmante. Uno de los principales desencadenantes de esta pérdida es la deforestación ilegal.









No hay comentarios: