2 feb. 2015

Situación actual de la energía renovable en Latinoamérica


América Latina es una región reconocida por la abundancia de sus recursos naturales y por su gran potencial en energías renovables, esto a consecuencia de ser una región con altos niveles de radiación solar, virtualmente, la principal fuente de todas las energías renovables; con excepción de la energía geotérmica y la mareomotriz.

A pesar de su gran potencial de producción de energías renovables, Latinoamérica todavía carece de grandes proyectos e inversiones que aprovechen todo su potencial energético. Ese escenario es confirmado con los datos publicados por la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA) sobre la capacidad instalada de energías renovables en el mundo.

Los datos muestran que en 2013, la capacidad instalada en la región representó un poco más de 10% de la mundial, siendo Brasil el principal responsable por ese porcentaje, con una participación de aproximadamente 60% de la regional instalada. Los cinco principales países con mayor MW de renovables instalados en 2013 fueron: China con 23.6%, Estados Unidos con 11.3%, Brasil 6%, Alemania 5.4% y Canadá 5.1%. La figura 1 ilustra la capacidad instalada de energías renovables de cada país, mostrando con azul fuerte la mayor capacidad instalada y con azul más claro la más baja.


World Map RE
Figura 1 – Capacidad de energía renovable instalada. Fuente: IRENA
.
Se admite que el agregado de países con mayor capacidad instalada de renovables Estados Unidos, Alemania y Canadá (EAC) tiene un mejor contexto económico y de distribución energética que los países de América Latina, donde todavía parte de su población carece de acceso a electricidad o de infraestructura de transporte.

Sin embargo, no se puede olvidar que la región Latinoamericana continua desarrollándose económica y socialmente, con ello, aumenta sus expectativas de mejora de calidad de vida, y consecuentemente, su demanda energética, que podría ser satisfecha con su potencial renovable.

De acuerdo con un estudio reciente del Banco Interamericano de Desarrollo, el grupo de países de México y Centroamérica tiene un potencial teórico renovable que excede en más de 25 veces su producción actual de electricidad.

Actualmente Latinoamérica desaprovecha tres aspectos claves que brindan las energías renovables: 1. seguridad energética a los países, eliminando su dependencia de combustibles fósiles importados, 2. desarrollo económico y social con acceso a fuentes energéticas domésticas, 3. dirección hacia el desarrollo de economías más verdes. 

Con base en datos más recientes de IRENA sobre la participación de renovables en la oferta total de energías primarias de cada país, Latinoamérica contó en promedio con una cuota de 40% en 2009. Donde todos los países de América Central tuvieron una participación mayor o igual al 50% de renovables, excluyendo a Panamá que obtuvo una cuota de 21.5%.

Por otro lado, la participación de renovables en el total de oferta de energías primarias en América del Sur es más baja, rodeando en promedio los 36%, solo con Paraguay, Uruguay y Brasil con una cuota mayor al promedio regional.

Si se observa las principales tecnologías instaladas en América Latina, la energía hidroeléctrica (que es un tipo de energía renovable convencional) domina en todos los países y su diferencia con la capacidad instalada de las otras tecnologías es significante. En adición a la hidroeléctrica, en México y Centroamérica, el agregado de energía geotérmica, bioenergía y eólica tiene una participación relevante.

En términos generales, los datos muestran un crecimiento lento de las tecnologías eólica, solar, y la bioenergía en la región. La siguiente figura exhibe la participación de las principales tecnología de energías renovables en Centroamérica y Suramérica.

Figura 2 – Participación de diferentes tecnologías instaladas en Centro América y Sur América. Fuente: IRENA.

Según las características específicas de cada país, existen diferentes tendencias de fuentes energéticas renovables disponibles, clasificado por IRENA con un indicador alto, moderado, bajo y no existente. Por ejemplo, México y los países de Centroamérica, con excepción de El Salvador, tiene un indicador alto en energía eólica, solar, hidroeléctrica, geotérmica y biomasa. Esto quiere decir, que esas fuentes renovables son altamente disponibles en esos países. Para El salvador, su disponibilidad de biomasa es limitada. Para la mayoría de los países de América del Sur, el indicador es alto en eólica, solar e hidroeléctrica, con algunos con una puntuación alta en biomasa y otros en geotérmica. De la región, solamente Chile cuenta con indicador alto en todas las fuentes renovables, inclusive la oceánica.

En conclusión, actualmente América Latina cuenta con una capacidad instalada de recursos renovables limitada por falta de grandes proyectos e inversiones en el sector, a pesar que el nivel de disponibilidad es alto, básicamente, en todas las fuentes renovables. La mayoría de la capacidad instalada en la región es de tecnología hidroeléctrica, representando aproximadamente más de 70% de los renovables instalados. Si la región proyectara la utilización de todo su potencial renovable, explorando más allá de sus fuentes hídricas, teóricamente, podría cubrir gran parte de su demanda energética, aprovechando así, los tres aspectos claves que brindan las energías renovables.

Fuente: Latinoamérica Renovable

No hay comentarios: