19 jun. 2013

5 trucos para ahorrar combustible

Cómo ahorrar más combustible


16 Ago 2011


De un tiempo a esta parte, todo medio especializado en prensa del motor que se precie ha de incluir, por algún lugar o en algún momento, medidas de ahorro de combustible para que nuestro bolsillo sufra un poco menos en estos tiempos de economía incierta. Te ofrecemos 5 trucos “legales” para ahorrar más combustible y ayudar a tu economía.


Por Curro San Miguel




Cómo ahorrar más combustible

Trucos "legales" para consumir menos combustible

Yo me he leído todas y cada una de las recomendaciones de todas y cada una de las publicaciones más solventes del país, e incluso he participado en varias pruebas de consumo para llegar a la conclusión de que las deducciones obtenidas, aunque ciertas y muy válidas, pecan de conservadoras, mojigatas, ñoñas y de Perogrullo.

Tanto es así, que la DGT (Dirección General de Tráfico) tomó nota; en su propia web contempla gran parte de la batería de opciones “optimizadoras del combustible” propuestas entre todos. Y todas ellas se podrían aunar bajo el epígrafe de “Conduce Suavecito”. Ya está, sin más misterio.
Ir más despacio no significa ahorrar más gasolina

Pero, ¿y cuando no es suficiente “conducir flojo” para economizar gasolina? Los (auténticos) datos arrojados por la limitación-pegatina a 110 km/h ahora-sí-ahora-no que recientemente hemos sufrido nos dicen que el ahorro no es tan notable como los múltiples trastornos que ocasionó la medida. Es por ello que ir más despacio no siempre es la solución.

Entonces… ¿Qué hacemos para preservar cada gota del preciado líquido el mayor tiempo posible en nuestro depósito? Pues toma nota: lo que viene ahora nadie te lo ha contado… tan claro.
Añadir antes de nada que lo expuesto en este lugar no es fruto de teoría, sino de práctica, y que de todas las medidas contempladas nos hemos quedado con las “legales” y “aceptablemente seguras”, pues otras, aún siendo ahorrativas, no las registra nuestro código de la circulación (circular sin puertas, por ejemplo) o no se las recomendaría ni a mi peor enemigo (utilizar en la mezcla combustible de aviación, por citar alguna).

Dicho esto, ahí van 5 sencillas recomendaciones:

1. Adelgaza

Vaciar el maletero de cosas que no necesitas y, por tanto, aligerar el peso de tu coche, puede reducir hasta en un 9% tu consumo de combustible.
Vaciar el maletero de cosas que no necesitas y, por tanto, aligerar el peso de tu coche, puede reducir hasta en un 9% tu consumo de combustible.

Sí, como lo oyes. Si sirve para los jockeys, los pilotos de F1 o de MotoGP… ¿Por qué no te va a funcionar a ti? El esfuerzo que hace tu para “tirar” de 100 kilos de carga le lleva a consumir más combustible que si lo hace de unos más livianos 88. Sé que es una solución de compromiso, por ello mejor empieza poco a poco: córtate las uñas de los pies o aféitate la barba. Según su longitud y espesor deberías empezar a notar diferencia. Parece una broma pero no lo es (o sea, lo de las uñas y la barba sí, a menos que seas… ¿Un poco “dejado”?), pues todo lo que sea prescindir de peso extra en nuestro automóvil repercutirá muy positivamente en el consumo.

Esto atañe a tu propio coche, el cuál, sin hacer el tonto —no le vayas a quitar el parabrisas, que se te va a llenar la cara de bichos— se puede convertir en algo más ligero. Hablo de la reducción al gramo que algunas marcas ya aplican en sus últimos modelos. En nuestro caso, a falta de ingenieros y tecnología, nos hemos de guiar por el sentido común, que empieza por el maletero. Revisa lo que llevas ahí y necesitas o no. Por ejemplo, en mi caso me acabo de topar con las cadenas de nieve, que vienen muy bien en noviembre, pero no en los meses de verano en el que estamos. Las saco y son casi dos kilos menos. El paraguas lo dejo, pero el extintor caducado desde 2002 va fuera y me apunto comprar otro… más pequeño. Un conocido decidió sacar la rueda de repuesto con su respectivo gato, pues, como me insistía, de todas formas no tenía ni idea de cambiarla si pinchaba. Está bien, Es un riesgo, pero es que hoy en día ya cuesta encontrar un coche que venga con rueda de repuesto en el maletero

En otros casos, coupés por ejemplo, hay gente que ha prescindido de las plazas traseras (“si es coupé, es para dos y punto”, me espetan) lo que ya frisa con lo radical… pero funciona. Sin embargo, hay ciertas cosas que se pueden hacer de manera más sencilla y casi tan efectiva. Basta con fijarse con lo que llevamos en el coche y de verdad en este momento necesitamos. Con ello y tu dieta a lechuga, arroz y pollo a la plancha obtendrás un ahorro de carburante de entre el 4 y el 9% en uso diario.

2. Mejora la aerodinámica

Revisar adecuadamente el motor de tu coche y reponer los líquidos con productos de calidad puede reducir el consumo de combustible hasta en un 10%.
Revisar adecuadamente el motor de tu coche y reponer los líquidos con productos de calidad puede reducir el consumo de combustible hasta en un 10%.

Ya sé, a falta de túnel de viento es poco lo que vamos a poder hacer… pero ese poco, sumado a todo, hace un poco más. No te pido que arranques los retrovisores, ni carenes tu coche del capó al maletero o vayas buscando rebufo en la A6, te pido que no estropees lo que los ingenieros de la marca ya hicieron por ti. Por cierto, hablando de retrovisores, esta prueba ya la hicimos hace poco con un Opel Corsa diésel: 20 kms con los retrovisores plegados contra 20 kms con ellos desplegados. Resultado: 0,1 litros menos con ellos en su posición normal. Por eso insisto: no hagas el canelo. Bueno, pero lo que podemos hacer es desmontar la baca cuando no la usamos, no levantar el techo solar para fardar de que lo tenemos y prescindir de aditamentos aerodinámicos que nos serían de utilidad pisando a fondo en la recta de Le Mans, pero no tanto a 70 km/h en la N-332.

Si de verdad quieres mejorar… rebaja la altura de tu coche al suelo cambiando el conjunto muelle-amortiguador, carena los bajos (o al menos, su primer tramo) y monta deflector trasero. La resistencia del aire en esta comprometida parte del vehículo quedará en gran parte mitigada, pero hazlo con cabeza, que del “efecto suelo” al “efecto despegue” sólo hay un mal planteamiento… Por último, o montas neumáticos de menor sección o llevas bien hinchados los tuyos. Se trata de reducir el rozamiento al máximo. Y las ventanillas, siempre arriba. Con todo, tu gasto se reduce entre un 6 y un 12% para los más osados.

3. Tunea tu motor

Existe en el mercado un nutrido catálogo de productos ( , SuperFuelSaver…) que prometen un aumento de potencia a la vez que una reducción de consumo y emisiones. Vale, pues es verdad.  Se rigen por un sencillo principio físico (reorganizar los iones del combustible por medio de magnetismo) que hace que el aprovechamiento del combustible por parte de tu motor sea óptimo. Obviamente, ninguno de los que nosotros hemos probado llegaban a las cifras prometidas (uno hasta aspiraba a un 27% de ahorro), pero todos (especialmente los dos mencionados) llegaban a algo, entorno a un 7% de ahorro, lo cuál, es mucho más que nada.
Ese mismo porcentaje lo puedes obtener con el correcto mantenimiento de tu coche: aceite siempre limpio —y bueno— y filtros a la orden del día. Algunos coches no necesitarían indicador de intervalos de revisiones, pues a medida que ésta se acerca se hace palpable un aumento del consumo de cerca de medio litro según el modelo. Tampoco está de más un limpiador de inyectores de vez en cuando, ya sabes, el celebérrimo “botecito de Wynns”. Un motor a punto y pertinentemente preparado para economizar nos ahorraría entre un 8 y un 10% de la factura en la Repsol cada vez que vamos.
4. Pondera tu uso
Recientemente he participado en un evento de circulación en ciudad con coches diésel, híbridos y eléctricos. Del consumo bajo de combustible de unos pasamos al consumo ultrabajo de otros para llegar al consumo inexistente de los “coches a pilas“. Sin embargo, todos pagaron 7 euros en el parking en el que los dejamos tras media hora buscando aparcamiento. Ello nos hizo perder la ventaja en coste y tiempo que ofrecían frente a… el transporte público. Me hago cargo, recomendar el autobús o el metro en una web de coches es tan absurdo… como efectivo se muestra su uso en la jungla de asfalto. No queda otra. Con ello ahorras el 100% del combustible y, hasta que realmente subvencionen el estacionamiento a los coches “eco”, sale a cuenta dejar el tuyo en el garaje de casa.

5. Optimiza tu ruta

En ocasiones, una trayecto más largo pero con tráfico más fluido y con menos obstáculos resulta bastante más económico.
En ocasiones, una trayecto más largo pero con tráfico más fluido y con menos obstáculos resulta bastante más económico.

Diferentes navegadores, online o portátiles, ya te ofrecen la posibilidad de escoger tu ruta hacia un destino siguiendo criterios de eficiencia energética. Uno de ellos fue el que recientemente me llevó desde Madrid a Sevilla prescindiendo de la nacional 4 y bajando por la . Sale algún kilómetro de más, pero entre la mayor fuidez del tráfico y una orografía más favorable, mi consumo fue un 10% menor que por el primer trazado mencionado. A falta de dicha aplicación, hazte con un atlas topográfico del país con curvas de nivel, elije el camino más llano y busca las carreteras menos transitadas (los caminos de cabras no cuentan). Esto te vale tanto para viajes largos como para desplazamientos habituales. Tengo un buen amigo que da un rodeo por autopista de 9 kilómetros para ir a casa de sus padres en lugar de hacer sólo 4 por una urbanización cargada de badenes, stops y cuestas. Bien hecho, el ahorro de combustible superará el 6%.

Con todo, tu consumo, siendo realistas y no fanáticos, podría reducirse en un 20% de media. A eso sumamos lo de “Conducir Suavecito” (sin acelerones, sin apurar marchas —pero sin querer meterlas todas en los primeros 300m—, a velocidad constante…) y conseguirás que tu coche por fin consuma lo que el fabricante promete en su ficha (que esto da también para otro artículo bien largo).

De esta manera las gasolineras, en 10 años, tendrán que vivir del autolavado… o de vender bagettes los domingos (en algunas ya es pieza clave de su negocio).


Alguna otra información útil sobre el tema:

No hay comentarios: